Translate

domingo, 17 de enero de 2016

GRECIA CLÁSICA: INDISPENSABLE

Hola a todos de nuevo!!!
Aquí os traigo una entrada que para mí es muy especial, ya que la hice con mi hermana. Son pocos los viajes que he podido compartir con ella, así ,que si no os importa, se la dedico y ojalá podamos hacer más cosas juntas. Te quiero chochete.
Esta vez hicimos el viaje la mitad por nuestra cuenta y la otra mitad en un circuito de tres días por alguno de los lugares más emblemáticos del país.
Cogimos un vuelo Madrid-Atenas, llegando al hotel a las 5 y media de la mañana(ya que el vuelo era nocturno) sin dormir. El señor que nos recogió en el aeropuerto nos comunicó que por un cambio en la organización íbamos a empezar primero el circuito y que nos recogían a las seis y media de la mañana. 
Estábamos perplejas.
- ¡Estará de coña no? -decía mi hermana desconcertada- Será el humor griego... o no....
Pues no, era tal cual, sólo nos dió tiempo a darnos una ducha y dar una mini cabezada de media hora.
Nos montamos en el bus con el resto de los compañeros y a empezar nuestra aventura.
He de decir que este primer día fuimos unas antisociales, parecía que nos había picado algo, ya que lo único que hacíamos era dormir entre destino y destino. Estábamos zombis. 

La primera parada fue en el Canal de Corinto.




Sólo tiene 21 metros de ancho y lo construyeron para que los barcos no tuvieran que dar toda la vuelta. Se ahorraba mucho tiempo.

A dormir otra vez. Nos volvimos a despertar al llegar a Epidauro donde se encuentra el santuario de Asclepio con su famoso teatro y su increíble acústica


 Podías decir en el escenario algo en voz suave. Daba igual, se enteraban desde la primera a la última fila. Nos contaban que este sitio era una especie de hospital donde no sólo se trataba a los enfermos con medicina para el cuerpo, sino también para el alma. Por eso tenían este teatro, para distraerlos y hacer que olvidaran sus males. ¡Qué idea más maravillosa! La felicidad alivia el dolor. Creo en eso.
A dormir de nuevo. La siguiente parada fué en Micenas, una de las acrópolis más famosa de la época prehistórica.
 lo que más nos gustó las puerta de los Leones

y la tumba de Agamenón.

 De nuevo al bus, llegamos ya anocheciendo a la ciudad de Olimpia. 
A la mañana siguiente ya estábamos con las pilas puestas.  Empezamos a ser conscientes de la calidad de la guía que nos acompañaba. ¡Cómo lo narraba todo!.Tenía unos conocimientos brutales y nos los mostraba de forma muy amena.
-¡ KALIMERA!- así empezaban todas sus frases. Significa " hola" en griego.
Olimpia y todos los relatos que nos iba transmitiendo nuestra guía nos encantaron (ojalá recordara su nombre porque es sin duda para recomendarla)

  Olimpia fué la primera ciudad donde se celebraron los juegos olímpicos allá por el 776 A.C. y dedicados al Dios Zeus. También se hacían cada cuatro años y el periodo de tiempo entre dos celebraciones se denominaba "Olimpiada". Los atletas  eran hombres y participaban desnudos. El público únicamente podía ser masculino.


La palabra gimnasio deriva del griego  y significa desnudez. Era el lugar donde se entrenaba y practicaba el deporte. Ha trascendido hasta nuestros días.
También aprendimos el origen de la palabra estadio, que no está relacionada con la arena o el lugar de hacer deporte sino con las dimensiones. Un estadio era una unidad de medida (183 metros).

Aquí están los 183 metros antes mencionados.
Hay muchos más datos sobre esta civilización y todo lo que nos ha aportado, pero es mejor que si hacéis el viaje lo vayáis descubriendo por vosotros mismos. Increíble averiguar el origen de muchas de nuestras costumbres.
Sólo mencionaros este olivo milenario, que al parecer era del que se sacaban las hojas para confeccionar las coronas de los ganadores.
No olvidéis visitar el museo y contemplar esta maravilla escultórica.
                                
Al día siguiente amanecimos en Delfos.
Según parece aquí está el centro del mundo.
Concretamente en este punto.
Si Olimpia tenía historias que me enamoraron, Delfos no se quedaba atrás. 
Nos hablaron de Isopo y sus Fábulas, del Oráculo, que al parecer era todo un engaño. Intentaban coger a jovencitas, un poco cortitas de inteligencia, y las metían en un cuarto cargadas de humo y otras sustancias. Como se quedaban un poco traspuestas, por la atmósfera que estaban respirando, parecía que estaban en trance. El problema fué que los griegos cuando se encontraban a alguna por la calle la cargaban al hombro y se las llevaban a sus casas. Tenían mujer y oráculo. Los monjes tuvieron que poner remedio a esto ya que se estaban quedando sin jovencitas, así que las cambiaron por mujeres ancianas y feas (de ahí el mito de las brujas y del concepto que tenemos de ellas físicamente).
A pesar de que hay una gran cuesta ascendente y el calor era asfixiante en verano, mereció mucho la pena el esfuerzo.
Disfrutamos mucho de la historia y del paisaje.
Pusimos rumbo a Atenas, dejamos a nuestros compañeros de viaje y nos quedamos en la capital recorriendo sus calles y su cultura.
Decidimos hacer un mini crucero de un día por tres islas cercanas Egina, Poros e Hydra. En un sólo día, a bordo de un barco turístico, podías visitarlas las tres, y nuestro objetivo era darnos un gran chapuzón en el mar Egeo.
Nos gustó mucho pasear por sus calles de cal blanca y contemplar el ambiente que se respiraba.
Aunque era un barco muy para guiris, creo que merece la pena hacerlo si vas en verano, alivias el calor y pasas un rato muy agradable. Al final conseguimos ese ansiado chapuzón que nos sentó de maravilla y probamos sus aguas cristalinas. 



También disfrutamos de sus bailes folklóricos. 



Pero vayamos a visitar a la estrella de Grecia. El Partenòn.
Nuestra encantadora guía nos había sugerido que fuésemos a visitarlo a última hora, no se equivocó. Poca gente comparado con la mañana. Nos impresionó tanto que nos quedamos hasta el cierre.
Creo que este viaje se debe hacer una vez en la vida y visualizar el origen de nuestra civilización.
Tanto estudiar las Cariátides en diferentes etapas educativas y allí estaban, mirándonos. Aunque las originales están en el museo que también visitamos.
Los  dos últimos días seguimos recorriendo zonas de la Antigua Grecia, pero lo mezclamos con su gente ( muy cercana y de carácter parecidos a España) y la gastronomía, que también es  Mediterránea, donde el aceite de Oliva tiene mucho que decir.
 Los dolmades que son hojas de parra rellenas de arroz con verdura y carne nos encantaron.
y el exohikó que es un hojaldre relleno de cordero, verdura y queso. Para chuparse los dedos.
En fin, a pesar de todo lo vivido y aprendido y de la riqueza que da viajar, lo que más recuerdo y llevo en mi memoria es haberlo compartido con mi hermana. Grecia ahora tiene otros sentido para mí. Gracias por haber venido conmigo. ¿Repetimos?


Si te ha gustado esta entrada pincha en el G+ de color rojo al final del artículo, Me ayudará a continuar. Gracias.













5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! Me alegra una barbaridad tu opinión!!!!😄😄

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo, es uno de los lugares del mundo q hay q visitar al menos una vez en la vida, aunque tiene tantas islas y tantos rincones maravillosos q a Grecia hay q volver. Es preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo contigo, es uno de los lugares del mundo q hay q visitar al menos una vez en la vida, aunque tiene tantas islas y tantos rincones maravillosos q a Grecia hay q volver. Es preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tienes!!!! Las islas aun no las he descubierto!! Están en la lista de deseos!! Muchas gracias por compartir tus impresiones y sugerencias!! 😄😄😄

      Eliminar

Di lo que quieras:)