Translate

domingo, 13 de diciembre de 2015

LA MAGIA DE EDIMBURGO EN NAVIDAD

Como ya dije en una entrada anterior, la Navidad es una de mis fechas preferidas y viajar para ver una de las capitales más bellas de Europa, en estas fechas, hace que incremente aún más la pasión que siento por conocer nuevos rincones del mundo. Este viaje lo he compartido con grandes amigos. Lo busqué con tres meses de antelación y nos ha salido en total por 230 euros por persona, cinco días incluyendo vuelos y hotel, cerca del centro, con desayuno. 
Hemos viajado ocho personas y ha sido una experiencia en su conjunto muy gratificante y enriquecedora, nada como llevarse bien y tener un cariño especial con las personas que compartes estos momentos para que la sensación que se queda en tu memoria sea más gustosa si cabe.



Llegamos a Edimburgo el jueves por la noche y al atravesar la puerta del aeropuerto y adentrarnos de lleno en Escocia la sensación no podía ser más mágica, ya que estaba nevando. Grandes copos caían a diestro y a siniestro. Uno de mis compañeros de viaje era la primera vez que veía nevar, por lo que nos contagió a todos la ilusión que estaba experimentando.


Llegamos al centro y buscamos un lugar para comer algo y resguardarnos del frío. Sin saberlo, fuimos a encontrarnos con uno de los bares más emblemáticos de la ciudad. La Taberna de Deacon Brodie.


En esta ciudad le ponen nombre a los establecimientos según las historias que han sucedido en el lugar. Concretamente Deacon Brodie era un carpintero muy respetado por todo los habitantes de Edimburgo. Por la noche, este astuto carpintero sacaba su lado más oscuro. Aprovechando que él era el que fabricaba las puertas de la mayoría de los lugareños, hacía copia de las llaves  para robar a sus habitantes.Consiguieron atraparlo y llevarlo a la horca. Esta Taberna lleva su nombre porque fue allí donde vivió. Hay muchas historias muy interesantes y misteriosas en Edimburgo, investigar sobre ellas es todo un descubrimiento.




Antes de descansar fuimos a visitar su mercadillo de Navidad, colores y sabores rodean este delicioso mercadillo.  Está coronado por una noria y muchas casetas navideñas que alegran notoriamente la fría noche escocesa.






A la mañana siguiente teníamos programado una visita guiada por toda la ciudad. Después de buscar comentarios en internet de cuál sería la más idónea en nuestro idioma, me incliné por un tour gratis que funciona bastante bien en diferentes partes de Europa. La empresa se llama Sanderman, muy fácil de localizar por la web. Al final del tour eres tú el que pones el precio. El muchacho que nos guió fue una gran comunicador.Todo resultó muy ameno e interesante, nos tenía a todos muy atentos, nos acercó a esta ciudad en una caminata de tres horas donde incluso el sol se asomó a escuchar, todo un lujo.




Edimburgo es pequeña, casi todo lo interesante se encuentra situado en la Old y en la New Town. A pesar de su tamaño, el ambiente es tan encantador que consigue que su personalidad sea lo suficientemente interesante para que no caigas ni un solo momento en el aburrimiento. 
Hay varios sitios que no te puedes perder:
Tienes que descubrir el único sitio de la ciudad donde puedes escupir sin que te multen.


Pasear por sus cementerios y localizar los misterios que guardan,





Averiguar quién es Maggi Dickson y su sorprendente historia,



dónde se tomó su casi último trago


Localizar al pequeño Bobby


y sucumbir ante su tierno relato. Y como no, nuestro mago más popular :Harry Potter y su creación.

colegio en el que se inspiró la escritora. Aquí nació Hogwarts

Estas y muchas más historias de desvelan en esta excursión que te abre las puertas para admirar más, si cabe, a esta mágica ciudad.


Al llegar al mediodía decidimos probar su plato más famoso: el Haggis


que es una mezcla de morcilla guisada con una base de puré de patatas bañado en salsa de whisky. A mí no me gustó demasiado, pero a algunos de mis compañeros sí, mejor que cada uno pruebe para opinar.

En lo que sí coincidimos fue en el whisky caliente con miel que servían como la bebida más típica de Navidad.




Hay que tener cuidado con él porque con el frío que hace entra muy rápido, se bebe sin pensar, además es muy gustoso. 
Para cenar nos adentramos en un lugar muy frecuentado por los edimburgueses que es un banco convertido en bar, The Standing Order,




con precios muy asequibles para lo caro que es todo en esta ciudad. Además de ser un rincón muy acogedor es muy recomendable si vais con un presupuesto ajustado.



Eso sí, hay que pedir en  la barra y está muy lleno siempre, aunque por suerte suele haber españoles por los alrededores que ayudan en todo momento. 
Concluimos el día en un Pub que nos recomendó el guía para tomarnos algo escuchando música en directo. Era bastante agradable. Nos llevamos una sorpresa cuando le preguntamos a los músicos de dónde eran y resultó que venían de Triana.Casi ná.
 Hay muchos emigrantes españoles en Edimburgo, allí nos cuentan que se les acoge muy bien, de hecho los lugareños los llaman The News Scotts. Se sienten como en casa. Qué bien que en estos tiempos que corren en este país tengan esta acertada consideración.

La mañana siguiente amaneció con un viento muy traicionero, lluvia y mucho frío. Estando en casa nos hubiésemos pensado dos veces "lo de salir a la calle" pero estando de viaje no se nos pasa ni por la imaginación. Nos vestimos con toda la ropa que traíamos y a recorrer la ciudad de nuevo.



A las nueve de la noche teníamos contratada la excursión de los fantasmas. Edimburgo es famosa por fenómenos paranormales, al parecer se han detectado más casos de apariciones  que en cualquier otro lugar del mundo. Hasta que nuestra cita llegara teníamos mucho que ver. 
Nos encontramos todos en el mercado de Navidad y pasamos uno de los momentos más divertidos del viaje.




Con mucha ilusión de que nada nos estropeara nuestras ganas  de disfrutar nos recorrimos el Mercadillo y todos sus rincones.


La pista de hielo bordeando el río.



Los diferentes puestos con sus adornos artesanales.


Las curiosidades que nos íbamos encontrando. 



En definitiva muchos buenos momentos. Terminamos cantando villancicos de nuestra tierra. Nadie nos mandó a callar, de hecho algunos viandantes nos iban marcando el compás.  
El día culminó con el excursión de los fantasmas y más historias increíbles para terminar de enamorarnos de esta fantástica ciudad. Recorrer el cementerio de noche y que te cuenten los misterios que esconden es una experiencia increíble.No os podéis perder esta experiencia. Un dato para que vayáis abriendo boca: investigad sobre los ladrones de tumbas más conocidos de Edimburgo. Se ha hecho una película sobre ellos.
Nuestro viaje estaba llegando a su fín, pero no podíamos irnos de Escocia sin visitar su monumento más transitado, su Castillo. El último día lo reservamos a él y a una de las calles que más nos gustó: Victoria Secret.

Calle de casitas de colores que también inspiró a Harry Potter y su famoso Callejón Diagon.


El castillo nos pareció magnífico, hay que visitarlo, no tiene desperdicio. Para recorrerlo se necesita como mínimo dos horas, aunque nosotros le dedicamos toda la mañana. Merece mucho la pena. Recomiendo hacerlo con guía. Nosotros lo hicimos por nuestra cuenta pero nos quedamos con la sensación  de que había muchas historias que contar que nos hubiese encantado conocer.


Llegamos después a tiempo para ver la calle iluminada en Navidad, la verdad es que me recordaba mucho a la portada de nuestras ferias, pero nos encantó. Los escoceses la atravesaban entonando sus villancicos típicos. Nos envolvimos en el ambiente. Otro momento mágico e irrepetible.


Y vivirlo con gente tan especial para mí duplica con creces la sensación de felicidad.




Nuestro final del viaje fue en la noria, divisando toda esta espléndida ciudad y por supuesto volviendo a degustar nuestro último trago de vino caliente por el momento.



Supongo que eso nos dio la valentía para subirnos a este último lugar. A lo mejor en circunstancias normales no lo hubiésemos hecho, pero qué queréis que os diga, si no lo hacemos ahora... 


Que nos quiten lo bailao!!!
Gracias compañeros de viaje!!! Espero nos veamos en la próxima

YA ESTOY SOÑANDO CON EL PRÓXIMO


Si te ha gustado esta entrada pincha en el G+ de color rojo al final del artículo, Me ayudará a continuar. Gracias.