Translate

sábado, 1 de diciembre de 2018

DUBLÍN EN NAVIDAD


Dublín, capital de Irlanda, es una ciudad que sorprende y mucho. Es pequeña y muy manejable, de edificios bajos; sus habitantes suelen ser muy amables. Verla además los días previos a la Navidad incrementa notablemente la sensación de estar en una ciudad muy acogedora. Llena de Pubs, música en directo y buena cerveza. Un buen destino para pasar unos días.


Aunque sólo estuvimos un fin de semana lo aprovechamos al máximo esto es lo que te recomiendo que no te pierdas:

1) Trinity Collage. 
Tenía especial interés en visitar esta Universidad, coincidió además que era un día de puertas abiertas y había charlas de las diferentes materias que se imparten. 






Paseamos por su campus, por los distintos pabellones, pero sobre todo por su biblioteca, una de las más impresionantes del mundo.
De verdad que es pura magia estar allí. Para los amantes de los libros es un lugar imprescindible, parece de película.










Tienen en su poder el manuscrito más importante de Irlanda, y quizás casi de la humanidad: El Libro de Kells que es una copia escrita en Latín de los cuatro evangelios del Nuevo Testamento. No dejéis de verlo, en serio.
A propósito, esta Universidad, que parece casi un pueblo, tiene sus supersticiones y sus anécdotas. Por ejemplo, todo estudiante que pase por debajo de su campanario cuando estén sonando las campanas, que vaya preparándose para septiembre porque la leyenda dice que no aprobará los exámenes.





Y si eres chica, busca la estatua de  George Salmon y quizás verás a algunas estudiantes haciéndose fotos provocativas y amenazantes a modo de risa. Esto es debido a los comentarios de George, un profesor de matemáticas, él afirmaba que las mujeres no podían estudiar en la Universidad, al menos eso sería por encima de su cadáver. Y así fue, a su muerte muchas Irlandesas entraron y desde entonces se ríen delante de la estatua y se fotografían a modo de burla...
 La universidad también enciende su árbol.



Se nos hace de noche, vayámonos a la zona de Temple Bar, uno de los barrios más antiguos y con más ambiente de la ciudad. Los mejores Pubs de la ciudad se concentran aquí, con su música en directo y sus buenas pintas de cerveza rubia o negra. Ufff es un barrio lleno de energía, de buenos momentos y de personas con ganas de desconectar y pasar un buen rato... Si vais en este época casi todos llevan jerseys de estampas navideñas, gorritos y demás..





Métete en el Pub que más te guste y envuélvete en el ambiente.




Muy muy divertido, dentro del Pub los que tenían Jerseys de Navidad se los intercambiaban entre risas y buen ambiente. La verdad es que de momento no es la ciudad más bonita de Europa ni de lejos, pero sí una en las que mejor me siento, el contraste de cultura por la mañana y diversión por la noche me tiene en una nube...

Busca una de las estatuas más visitadas de la ciudad, la de Molly Malone, en frente de la oficina de turismo. Todo el mundo se para allí para fotografiarla. Al parecer era una pescadera de día y prostituta de noche, dice la leyenda que murió muy joven de unas fiebres en plena calle. 


La foto se suele hacer tocándole los pechos, es casi una tradición. Como a mí me gusta llevar la contraria no lo hice.

Vayámonos ahora a pasear por el parque más cercano, Saint Stephen's Green muy romántico por su lago y sus cisnes.



Busca " The Spire" el momumento a la luz, al parecer se trata de la estatua más alta del mundo, parece una lanza que apunta al cielo. Está situada en O'connell Street, una de las calles más transitadas de la ciudad.



Y por supuesto no dejes de visitar la estatua de Oscar Wilde situada en el parque Merrion Square. Es uno de mis escritores favoritos. 
" Sé tú mismo, el resto de los papeles ya están cogidos".
"Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones".


Hasta la estatua tiene arte.

 Te guste la cerveza o no tienes que visitar la Fábrica-museo de Guinness, es la atracción más famosa de la ciudad. Al final del recorrido te dan a degustar su producto en su bar gravitatorio.  Allí podrás ver la ciudad desde todos los ámbitos.

Diviértete en sus calles. Nos hicieron mucha gracia las puertas de sus casas, cada una de un color, allí echamos unas risas.

 



  Colores para todos los gustos. Vimos doce diferentes en sólo una calle.
  
La verdad es que con lo que me quedo de la ciudad es con su ambiente. Mucha música en cualquier rincón, muchas risas, no sé si era por ser fin de semana, por estar cerca la Navidad o la ciudad es así en su esencia, pero lo cierto es que nos transmitió muy buen rollo.




Sí, no es la ciudad más bonita, me repito, pero tiene algo que hace  que quieras volver.


Descúbrela....





domingo, 11 de noviembre de 2018

LOS TESOROS DE BERGEN: NORUEGA

Bergen, la segunda ciudad más grande de Noruega, es mucho más que la entrada a los fiordos, tiene mucho que enseñaros, de hecho, si le dais la oportunidad, puede llegar a enamoraros. 





Podéis llegar directamente desde el aeropuerto, o quizás, como hicimos nosotras, desde otras partes del país. Nosotras veníamos de Stavanger y elegimos el ferry para desplazarnos. 
Este país es muy caro, pero curiosamente el transporte no lo es. Seis horas de crucerito nos costó 30 euros y tenía de todo, casi como un crucero de verdad. Por cierto, comprad los billetes en Stavanger y No en internet, más barato y práctico. Las vistas en el trayecto son preciosas, además ves casi todos los estados atmosféricos en un sólo día. Así es Noruega....










 Vaya emoción, un paisaje tras otro a cual más inspirador. 
Llevábamos apuntado todo lo interesante para ver, sacado de otros blogs y de sus experiencias.

Os cuento mis impresiones sobre los sitios visitados.
1)  El mercado de pescado de Bergen.
Sale en todos los documentales y la verdad es que no está mal, todo fresco y recién pescado o elaborado, pero eso sí, más caro que en el restaurante de en frente, un poco para turistas. Casi todos los vendedores de los puestos eran españoles, eso me resultó muy curioso.




En frente está la oficina de turismo. Todo lo que queráis hacer se gestiona allí. Cuando digo todo es todo. Hay siempre cola y hay que coger número. Una locura, así que apuntad todo lo que necesitéis para no ir varias veces. Debajo hay otro mercado cubierto.

2) Bryggen.
La zona más conocida de la ciudad, el muelle con las casas de colores, del S. XVIII. Madera, madera y más madera....





Hay todo un barrio a las espaldas de esas casas. Madera, pieles de renos e historia. Era el hogar de los comerciantes de la Liga Hanseática. 







Todo tiene tanta calidez: el crujir de la madera al pasar, el olor a bosque, el clima nostálgico, gélido... Incluso en agosto.


3) Ya que estamos en este rincón de la ciudad es mejor seguir por el Museo Hanseático donde puedes ver cómo eran esa casas antes señaladas por dentro.










Y su lugar para reunirse...





4) La fortaleza de Bergenhus.
Hay un freetour en español, todo un lujo, dos horas de historias, leyendas, tanto del pasado como del presente, en él os muestran este sitio y los acontecimientos que allí sucedieron.



5) Hakons hall.
Dentro de la fortaleza hay dos sitios que visitar, incluídos con la Bergen Card. Uno es este centro de ceremomias del S. XIII. La imaginación aquí vuela: vikingos, reinos, comidas, reuniones..



Sí majestad, encantada de bailar con usted...
7) La torre Rosenkrantz, también dentro de la fortaleza, muy cerquita del salón. Aquí nos divertimos de lo lindo. No sabemos si las armaduras se podían utilizar o no, pero jugamos un buen rato, sala tras sala la recorrimos, sin dejarnos nada, como si fuéramos niñas...








 ¿Quién está dispuesto a luchar por conservar las cosas que más quiere?...Creo que nosotras...Al menos, nuestra amistad.












8) Qué hambre por favor, todo tan caro.... Pero hay algo que tienes que probar y es muy económico, está en la lista de cosas que hacer..
Un perrito de carne de reno. A por él vamos..


Muy rico, o mucha hambre, pero nos sentó genial. Pobre reno por cierto...



9) Tenéis que subir al monte Floyen,  andando o en funicular.
Nosotras escogimos la segunda opción. Qué vistas , madre mía...


Parece que desde este punto puedes divisar el mundo entero. Creo en esta dirección está España
Claro,  seguro  que estampas como estas dieron origen a  la poesía, o la pintura y por supuesto la música
Frío, viento, lluvia... Nada amarga este momento...

 Sigamos descubriendo...


Y siempre con mucho cuidado, los trolls  están cerca, observándote.. Me hice amiga de Rodolfo; como le limpié los "moquillos" me dejó acariciarlo y divertirme con él... Pero no todos son tan simpáticos...
Bajemos ya, hay que dejar paso a los demás...


10) La iglesia de madera de Fantoft: A media hora de la ciudad. Diluviando, con relámpagos, viento... y nosotras atravesando un bosque para encontrarla. El paisaje precioso, si la veis con buen tiempo supongo será mucho más espectacular.


 Mirando el lado positivo, ese día nadie fue a visitarla, así que al descubrirla estábamos solas con el encargado. 
Para nosotras...




11) Aunque aquí todo está por la nubes, la cervecita extra cara después de casi coger una pulmonía y el salmón salvaje es un gusto que hay que darse...



Comida casera vikinga... Tenéis que probarla.

 




11) Bar de hielo de Bergen. Muy divertido. frío a reventar, te dan un vino en vaso de hielo para calentarte y ropa térmica que pareces sacada de la película Frozen...





 12) La música nos llama y como los niños detrás del flautista acudimos a ella, vamos a ver a Grieg... Cómo vivió, en qué se inspiró, qué sintió...





En esta cabaña, junto a su casa, pasaba las horas muertas encerrado e inspirándose en la naturaleza,, En su país..




Para volverse loco...Tanto nos gustó que perdimos la noción del tiempo y el bus de vuelta se fue sin nosotras... Para pedir un taxi en Noruego fue toda una aventura, no hablaban inglés por el teléfono...



Este Grieg nos trastocó un poco... Pero cómo no...

13) Museo al aire libre de las casas antiguas. Gamle Bergen Museum. Una pasada. Como sacado de la película "Ana y las tejas verdes" . Los actores recreaban aún más cada casa y comercio. MUY BIEN CONSERVADO.








Las muñecas sacadas de una peli de terror...


14) Pasear y disfrutar. OBSERVAR Y ENAMORARSE DEL LUGAR..





Y las tiendas e Navidad en cualquier estación del año...






Bergen no es sólo una ciudad para visitar los fiordos, es todo un cúmulo de sensaciones, experiencias y momentos irrepetibles.