Translate

sábado, 24 de abril de 2021

LA RUTA DEL AGUA, GUILLENA. "LOS FIORDOS SEVILLANOS"

 A tan sólo 20 Km de la capital hispalense se encuentra uno de los senderos, en mi opinión, más bello y embriagador de toda la provincia.


Es una ruta de poca dificultad, su recorrido abarca 9,6 km y parte desde el Restaurante " La Cantina", fácil de localizar desde el navegador.

Una vez lleguéis a Guillena, dirección al restaurante, tendréis que atravesar una pista sin asfaltar, en mal estado, de unos 12 km; se puede hacer bien en coche con cuidado, tiene bastantes baches, pero no os asustéis, de verdad que valdrá la pena.

Comencemos nuestra aventura.


 

Por la ruta fluyen las riveras de Huelva y Cala, además del contraembalse de Guillena que abastecen de agua y energía a la capital y sus alrededores.

Ya he hecho la ruta dos veces y  de un mes a otro la naturaleza se transforma.




 
Es una ruta circular, y en ambos sentidos las vistas son espectaculares, nosotros elegimos primero  descender y después ascender, pero empieces por donde empieces te encantará.






Será también porque en ambas ocasiones he disfrutado de la mejor compañía, risas, complicidad, conversaciones interesantes y enriquecedoras....


No dejes pasar sólo el sentido de la vista, el olfato también tiene que estar presente todo el recorrido.







Vais a atravesar un túnel que parece no tener salida, todo se ve oscuro, pero sigue, continúa, que pronto verás la luz...




Pero sigamos avanzando y descendiendo hasta tocar el agua....







Mirad la diferencia de un mes a otro....



El poder del agua.., pero no temáis, si el agua ha invadido el camino, pues a descalzarse y  a seguir el recorrido.... antes una parada para reponer energía...





Y al agua......



Venga nos queda ascender, la mitad del camino, verlo todo desde arriba, con perspectiva....




Alaaaaaaaaaa, pero... ¿Ésto es Sevilla? Si yo pensé era toda llana...




Qué ruta más completa, cuánta diversidad... Fastuosa...
 ¡ NO OS LA PERDÁIS! 










viernes, 5 de marzo de 2021

UN PASEO POR CAZALLA DE LA SIERRA

 Es curioso como el ser humano tiene la capacidad de adaptarse a las circunstancias, nos guste o no, pero es la manera que adoptamos para sobrevivir. 

Vivimos en una época de confusión, de incertidumbre, donde nuestras libertades han pasado a estar muy acotadas, donde un abrazo a adquirido el mayor de los valores y unas risas con nuestros seres querido todo un lujo. 

No deja de ser un hecho que hace poco más de un año escribía sobre una experiencia en Camboya.., parece parte de otra vida, como si hubiese sido otra persona quién lo vivió...

Pues hoy os narro un paseo dentro de mi provincia que nada tiene que envidiarle a esos viajes de antaño que hoy por hoy no se sabe si volverán... Lo viví con la misma ilusión, las mismas ganas, la misma cara de sorpresa a cada paso, porque en realidad está en cada uno de nosotros el seguir sorprendiéndonos, el seguir disfrutando, tenemos ese poder que, eso sí, no nos puede arrebatar nadie.




Nos levantamos temprano y pusimos rumbo a Cazalla de la Sierra, al sendero de "Las Laderas" . Dificultad moderada, ruta circular de unos 8 km , sin parar puedes realizarla en 3 horas, hay aparcamiento en las inmediaciones, no olvides el agua.


Aire puro, casi nadie, fuera la mascarilla por una vez...

 Y llegan las risas y  el sentirse viva, el salir de la rutina y las charlas cómplices en la mejor compañía. 


A veces en llano, a veces en cuesta, pero la sensación de libertad, por unas horas, no se nos quita del pensamiento. 
Y es que qué sería de la vida si no llegáramos a percibir por unos instantes que estamos vivos, seguimos vivos. 
 

Y llegan los colores, como esta Mimosa, y los olores y la imaginación vuelve a florecer y a crear vínculos y a valorar más si cabe que este momento lo compartes con alguien increíble que te enseña la riqueza de su interior y tienes ganas de bailar...

Seguimos en descenso y llegamos hasta la Ribera del Huesna, el agua nos acompaña ahora...

somos agua...


Estamos a mitad de camino, se nos ha pasado volando este primer tramo.¿ Qué tal una parada , una mandarina y nuevas charlas y nuevas risas...? Nadie nos lo impide...



Ostras, también llevamos chocolate y el sol nos da de pleno sin quemarnos... Qué más se puede pedir...



Y el agua que todo lo arrastra, nos hipnotiza con su repiqueteo...



El camino de vuelta se hace cuesta arriba y atravesando las vías del tren... Algo de rebeldía no sienta nada mal....





Al final hemos tardado una hora más, 4 en total, una hora más de hacer el ganso, de deleitarnos, de mirar a todos los lados y de contemplar... Y volvemos a estar en el pueblo, nos hemos ensuciado en el camino, pero qué bien sienta....

Una cerveza? Hemos reservado en el Cortijo Vistalegre, una mesa al exterior.... Pedid cordero, es su especialidad, aunque todo estaba riquísimo....

Son las 5, nos da tiempo a hacer algo más antes de volver, y no podemos irnos sin ver las cascadas del Huéznar, no caen muy lejos y la luz es espectacular... Sigamos disfrutando.


Por favor, nada tiene que envidiar a lo visto en otras partes del mundo.... Estuvimos hasta que el sol se fue, el agua y el poder que tiene nos retenía...





La felicidad de esta escapada me duró toda la semana , como cuando de pequeña mis padres me llevaban a montarme a los columpios los domingos y todos los días saboreaba lo vivido... Ahora no viajo lejos, ni veo a muchas personas que me importan, pero sí sigo ilusionándome como antes, con una escapada, una charla, un libro... Eso no nos lo pueden quitar.

jueves, 13 de agosto de 2020

ENTRE VIZNAR Y ALFACAR. GRANADA

 Hoy os presento una ruta para realizar a pie entre dos pueblos que tuvieron la desgracia de sentir el horror de mucha sangre derramada, muchas vidas perdidas y destruidas, un trozo de nuestra historia que no debería caer en el olvido. Entre Víznar  y Alfacar.



Esta ruta, también conocida como "El camino del Arzobispo" se suele recorrer por una vía pecuaria, de unos 2,5 km de ida y otros 2,5 de vuelta. 


La belleza del camino, la desconexión de la mente, respirar aire puro y dejarte llevar sólo por el sonido de tus pasos te invita a hacer una meditación móvil casi sin darte cuenta. Camina, camina...
Como diría Machado: "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar"

.
Si sales desde Alfacar, a mano izquierda lo primero que te encuentras es el parque " Federico García Lorca" inaugurado en 1986 en homenaje al poeta y al lugar donde se cree fue asesinado. Actualmente se encuentra cerrado, pero en su interior puedes ver en la pared diferentes fragmentos de su obra. Lee....

Continuamos nuestro camino y también, a mano izquierda en nuestro sentido, aparece el Barranco de Víznar


En este lugar encontraron la muerte miles de personas, aún no se sabe la cifra exacta, entre 2500 y 3000 se estima, a partir de Julio del 36. 
No me voy a detener a comentar esta barbarie porque está en la historia de nuestro país, pero sí podéis adentraros un poco por el camino, silencioso, como de un cementerio se tratara, para observar con vuestros propios sentidos.





Además hay poemas grabados y placas conmemorativas para el recuerdo de los que allí dejaron su último aliento. 




Sigamos caminando, y ahora a mano derecha coge el atajo para llegar a Viznar. Podrás descubrir el antiguo molino y diferentes acequias . Incluso, si eres gran observador, entre la vegetación podrás hallar un último poema. Te reto a que lo encuentres.




Ya estamos llegando a nuestro destino, cargados de muerte y vida, de vistas mágicas que casi no llegas a finalizar con tu mirada...




Y es que esta travesía no es sólo un andar sin más, es mucho más que eso y, si has sido consciente de ello, volverás sobres tus pasos seguros al lugar de origen donde todo este misterio empezó.