Translate

viernes, 3 de agosto de 2018

PRAGA. LO IMPRESCINDIBLE

Una de mis ciudades preferidas de Europa. La ciudad de las cien torres. Mundialmente conocida y terriblemente turística. Pero a pesar de ello, Praga te enamora, te envuelve y te atrapa. Difícil escapar a sus encantos. No sé si es por sus monumentos, o tal vez por su historia o leyendas, su río Moldava, sus compositores, su cerveza... mmmmm.  Hay que conocerla aunque sea una vez en la vida.


Para mí uno de los imprescindibles es la Plaza de la ciudad Vieja. Entre el puente de Carlos y la Plaza de Wenceslao. Una de las más bellas de Europa. Lo que más me gusta es la arquitectura de su Iglesia de Nuestra Señora de Tyn. 



Como si de un cuento de princesas y dragones se tratara. A pesar de no estar a la vista completamente,no puedes dejar de contemplar su belleza. Cierra a las cinco, por si quieres visitarla.
El Ayuntamiento es algo que no te puedes perder tampoco, sobre todo su famoso Reloj astronómico y el paso de sus doce apóstoles.


Je Je, que no os quiero engañar. Hasta casi Octubre el Reloj está tapado. lo están poniendo a punto, aunque en su lugar han puesto una pantalla que cada hora proyecta lo que en realidad se vería. Parece casi real. 
Otro súper imprescindible es subir a la torre del Ayuntamiento, si puede ser al atardecer. Las vistas de la ciudad son alucinantes. 







Qué belleza de ciudad. La vi hace algunos años y  al volver no recordaba la cantidad de coches antiguos que hay por todos sus rincones.


Son empresas turísticas, si te apetece date el capricho.

Vámonos ahora al Puente de Carlos. No has estado en Praga si no lo has cruzado por lo menos cuatro veces. Si si, es sólo un puente, pero no sabes por qué razón al cruzarlo te invada una sensación de estar a gusto, de ensueño, de misticismo.... No sé si serán sus leyendas o que verdaderamente hay algo de magia en él.




Si subes a las torres, sobre todo a la que está pegada a la ciudad vieja, las vistas del puente te hipnotizarán.



 O si tienes tiempo, contémplalo desde el río. Hay paseos de una hora más o menos que te lo enseñan.



Aunque lo mejor sigue siendo recorrerlo a pie. Casi siempre te encuentras músicos, pintores, poetas....  Y bailarines por qué no...




Y toca para que te de suerte... Una turistada que me divierte hacer. Cada ciudad tiene una...


Desde la parte antigua,debajo de la torre  a la derecha hay un gran rinconcito donde divisar el puente y el castillo.


 La torre de la Pólvora, uno de los edificios más antiguos de Stare Mesto. En los freetours de la ciudad os darán muchos datos sobre por qué se llamaba así. También podéis subir.


Vámonos ahora al Castillo de Praga. En esta parte de la ciudad os recomiendo que vayáis con un tour, los freetours están bien, ya que hay muchos datos interesantísimos que os harán comprender mejor el lugar que estáis visitando. Esta parte es enorme. No es sólo un castillo como tal, es un conjunto arquetectónico que engloba numerosos edificios o calles imprescindibles en una visita en Praga, entre ellos la Catedral de San Vito.


Hay una parte  que se puede visitar gratuitamente. 
El callejón del Oro. Antaño cuando lo visité me flipó esta calle, era gratis. Ahora es de pago, pero a partir de las cinco de la tarde es gratuita. Para mí ha perdido un poco el encanto por este motivo, pero merece la pena verla.



En el interior de las casitas hay una especie de museo de cómo eran en realidad.





Abarrotado de gente. pero hay que verlo.
Las vistas son bellísimas. 






 Ya que estás en esta parte del río visita el muro de John Lennon.
Según nuestro guía, hay diferentes versiones de por qué este mural. Elige la que más te convenza.


Pero vámonos a comer. La gastronomía es uno de sus fuertes. Prueba el codillo. Tierno tierno y jugoso.


 Y por supuesto la cerveza local.


Ya hemos cogido fuerzas, a seguir descubriendo. Visita su barrio judío, sus Sinagogas y su cementerio, éste te dejará helada. Averigua por qué. La Sinagiga que más me gustó la Española.







Si tienes tiempo sube  a la Torre Petrín, grandes vistas.



Y ya que estás vete al laberinto de los espejos a echar unas risas. Está al ladito.



Iglesias, momumentos, museos, paisajes, cultura, gastronomía... Qué ciudad... Paséala, obsérvala... es para comérsela...








De día o de noche y en cualquier estación. Vuelvas las veces que vuelvas siempre te quedas con ganas de más. No te la pierdas.


Comparte si te apetece.

miércoles, 1 de agosto de 2018

LOS CASTILLOS CERCA DE COPENHAGUE

Si te encuentras en Copenhague y quieres conocer algo más, cerca de la ciudad, una opción muy interesante y fácil de realizar es la de visitar sus dos castillos más emblemáticos.



El más famoso de todos es el Castillo de Kromborg, situado en Helsingor. Para ir hasta allí es muy fácil, además si tienes la Copenhague Card el tren y la entrada están incluídos. Desde la estación Central salen muchos trenes diariamente. 
Este castillo es denominado también el castillo de Hamlet, ya que se dice que fue la fuente de inspiración de William Shakespeare para crear su " SER O NO SER..." 


Con la entrada puedes acceder a bastantes salas del castillo, incluídos sus subterráneos.



No sé si es normal, pero dentro de las estancias del castillo se representaban diferentes episodios y escenas de Hamlet y otras partes improvisadas. Hizo la visita muy muy amena.


Los actores a veces interactuaban con el público, muy metidos en su papel. 



Tiene además una exposición explicando las veces que han utilizado el castillo para grabar escenas de la famosa obra.



Si tenéis tiempo es una buena opción fuera de la ciudad.


Desde esta ciudad también podéis coger un ferry para acercaros al país vecino, Suecia. El ferry también está incluído con la tarjeta.

La siguiente parada, en tren igualmente, es Hillorod, para visitar el castillo de Frideriksborg, todo sigue estando incluído con la tarjeta. No he visto en mi vida una tarjeta mejor aprovechada. 
Nada más llegar a la ciudad estad atentos, no tiene pérdida localizar el castillo, pero antes subiros a una pequeña embarcación que os enseña la fortificación desde el agua. Con la tarjeta es gratis.





Si sólo podéis visitar uno de los dos, aunque los dos se pueden hacer perfectamente en un día, yo elegiría éste.


A pesar de no tener a los actores, es para mi gusto, más espectacular que el anterior. 





Lo podéis hacer por vosotros mismos. Hay excursiones que os llevan a los dos castillos, pero este país es tan caro que con un bocadillo y ganas de ver cosas no necesitáis de mucho más. Las combinaciones para acceder a las ciudades son magníficas.


 Desde Hillorod hay tren directo de vuelta a Copenhague, y si no perdéis mucho el tiempo aún podéis aprovechar parte de la tarde en la ciudad. Una escapada fantástica y llena de rincones preciosos por descubrir. Si os gustan los animales llevad pan para los patos y cisnes. 



Compartid si os apetece.