Translate

miércoles, 3 de junio de 2020

PLAYA DE COFETE. FUERTEVENTURA

Cofete es uno de los paraísos naturales más espectaculares de las Islas Canarias. Aquí, en la parte occidental de Jandía, en Fuerteventura, anida una de las playas más salvaje que he visto en mi vida, y la tenemos en España. 




Tiene una extensión de unos 14 kilómetros, pero  no hay apenas nadie. La he visitado dos veces y  en las  dos ocasiones ha sido igual.
No sé si es porque necesitas un 4x4 para acceder a ella, el camino es tortuoso, lleno de precipicios, por supuesto nada de asfalto ni quitamiedos... 



Vas todo el rato a 20km/h como mucho, en ocasiones te adelantan hasta las cabras, pero cuando llegas toda esa tensión del viaje se esfuma de repente. 


Una playa prácticamente para ti, tienes la sensación que eres el primero que la pisa (imaginación al poder, como siempre). Llegas a pensar que no es de este planeta, que no puede ser, que te has teletransportado a otro sitio. La isla de Fuerteventura posee un paisaje lunar, súmaselo a la playa....


Oye que estamos solos, que no hay nadie más, aquí sí que no habría problema con el distanciamiento social.



Quizás tampoco sea apetecible porque el mar suele estar revuelto y el aire arrecia, pero para mí no son razones suficientes para no visitarla, es como si llegaras al lugar menos concurrido del mundo.


Si observáis esta última foto, se ve algo de basura en la arena, hasta aquí llegan nuestras mierdas (con perdón de la palabra) , hasta la playa más salvaje... Da que pensar, ojalá tomáramos conciencia del cuidado que tenemos que hacerle al planeta.... Ojalá....






 En el lado opuesto al mar, se encuentra una pedanía con seis o siete casas construídas sin  muchos detalles... Hay hasta una calle llamada mosquito. 



Viven allí varias familias dedicadas al cuidado de las cabras y a deleitarse con el silencio. En una de esas casas degustamos la mejor sopa de pescado del mundo.
 En esta playa también habitan las leyendas, y hay una en concreto que cobra cada vez más fuerza. Aquí en medio de la nada hay una construcción ostentosa que en la segunda guerra mundial albergó una base secreta de submarinos nazis. 



Se dice que los submarinos entraban directamente por túneles subterráneos hasta cerca de la edificación y allí descansaban y planeaban nuevos ataques.... A saber... Como poco es curioso, esta casa en soledad, vacía, llena de misterio y de enigmas sin resolver.
Como dato curioso, aquí no llega la wifi, pero podéis hacer una llamada si encontráis esta piedra. Sólo en ella hay cobertura, otro misterio.


Un lugar increíble en nuestro país, apto para personas que quieran alejarse un poco de lo común y percibir cómo nos sentiríamos si hubiéramos descubierto una joya de la naturaleza.


jueves, 2 de abril de 2020

MOGÓN, UN OASIS EN JAÉN

Llevamos tres semanas confinados, intentado ayudar y proteger a nuestros seres queridos más vulnerables, quizás hasta alguno de nosotros lo sea y no lo sepa o lo es y sí lo sabe. Da igual, estamos todos a una, cuidándonos y apoyándonos. 
Ves las noticias y las cifras de víctimas suben cada día, pero también la de la solidaridad, y eso hace que cada hora que pasas sin tocar a tus seres queridos valga la pena, sí, vale la pena, ahora más que nunca necesitamos  reducir los contagios...

En casa es verdad que no podemos salir, pero hay algo dentro de mí que está al margen de este confinamiento, que se dispara con buenos momentos recreados una y otra vez... La imaginación no tiene límite y esa no entiende de fronteras ni epidemias. Es libre y cabalga a lomos de posibles deseos hechos realidad en un futuro, y disfruta saboreando lugares conocidos o que quedan por descubrir. Sí, la imaginación, que parece un juego de niños, nos llena la mirada de esperanza y esa mirada puede, como ese dichoso virus, contagiar a los que nos rodean, ese contagio sí que vale la pena.

Pues hoy me imagino que todo esto ha acabado, es fin de semana y no podemos salir de España, pero que mejor que nuestro país para disfrutar de un día inolvidable. Hace calor, es verano y queremos saciar el ardor de nuestra piel con agua fresca revitalizante. 
Nos vamos a Mogón.



Mogón es un pueblo de la provincia de Jaén situado a orillas de los ríos Guadalquivir y Aguascebas y al pie de la Sierra de las Villas.
He llegado aquí por casualidad, buscando dónde refrescarme.
Pregunto por el camino y me contestan:
- ¿No conoces la playa de la Sierra?
- ¿Cómo dice?
- Si, la piscina Natural , allí nos bañamos y el agua está fresca, viene de la montaña.
Con esa ilusión con la que me lo están diciendo no puedo dudar ni un instante en ir a comprobarlo. Quiero conocer ese lugar...



Aparcamos el coche y descubrimos esta imagen, una piscina Natural, salida como de la nada, rematada con una presa y rodeada de un paisaje abrumador.


El agua trae con ella peces diversos, tendrá una profundidad más o menos de un metro sesenta o setenta. 
No hay que pagar para entrar a disfrutar del baño, tan sólo tienes que llevar una toalla para secarte después y chanclas. No precisas de nada más.
Sus habitantes son muy acogedores, estuvimos en agosto y encima estaban en fiestas y nos trataron maravillosamente bien. Hablamos con muchos locales y disfrutamos juntos de un día inolvidable sin tener que viajar muy lejos.




Comimos en el restaurante " El MOLINILLO" a tres minutos andando, aunque había varios más por la zona. En este que nosotros entramos nos atendieron muy bien y la comida estaba deliciosa.


Vaya escapada me acabo de dar con mi imaginación. 
Sí, quizás, cuando todo esto termine volveré  a este encantador pueblo y me sumergiré en sus aguas naturales y respiraré hondo y valoraré cada momento más de lo que ya lo hacía. 
ÁNIMO A TODOS, un día menos para volver a vernos.💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💙💙💙💙💙💙💙💚💚💚💚💚💚💛💛💛💛💛💛💜💜💜💜💜

martes, 3 de marzo de 2020

QUÉ VER EN SIEM REAP

Ya estamos llegando a la recta final de nuestro viaje, pero ya que estamos por estos lares vamos a explorar un poco este rincón del mundo. 
La mayoría de los turistas que aterrizan en Siem Reap no reparan mucho en la ciudad, casi todo lo dedican a los templos de Angkhor, como es lógico. Sin embargo , la ciudad bien merece un día de atención.
Vayámonos al lago Tonlé Sap, al pueblo flotante de Chong Kneas a tan sólo 15 Km de Siem Reap, en tuc-tuc, por supuesto.







La mayoría de sus habitantes viven de la pesca.






Hay mucha diferencia en el nivel del agua entre la temporada seca y la húmeda. Si observáis las casas un poquito, lo que más sorprende es que están construidas sobre unos largos palos de madera. La razón es que en ocasiones el agua llega hasta el rellano de sus casas.


Hay granjas de cocodrilos que  te dejan ojiplática. ¡ Madre, si te coge uno de estos! Algunos tenían un tamaño considerable.


Es un lugar como poco especialy lleno de vida, una vida muy distinta a la nuestra, una cultura con prioridades diferentes. Contemplarlo es todo un cúmulo de sensaciones para los sentidos.











¡Cuánta curiosidad me daba!! Nuestro guía nos contó un poco sobre la sociedad del país. En Camboya, nos decía, hay mucha diferencia entre las clases sociales. De hecho sólo pueden casarse con los de su misma clase y el hombre paga como un tributo por conseguir esposa. Cuanto más guapa es la chica más dinero hay que pagar a su familia. Increíble...


Otra cosa que me llamó la atención fue que ningún miembro de la familia puede cruzar las piernas en presencia del patriarca, como signo de respeto. Estuve observando y así era.

Después de esta visita nos fuimos a comer, pero nada de restaurantes, sino como lo hacen ellos, por la carretera, en los puestos que aparecen a ambos lados.




Ahora queríamos ver su mercado.  A Álvaro les encantan y no iba a dejar de verlos.




Estas especies de sandías tienen el tamaño de mi dedo. Nunca lo había visto antes.


Y estas bolsas que parecen de regalo, que ya las había visto antes,  muy alegres y de vivos colores, parecen como si fueran para una fiesta de cumpleaños o algo así. Pues no, son tributos funerarios, para que la persona que haya fallecido se vaya al otro mundo y no le falte de nada. Incluyen hamacas, utensilios de cocina... en fin, todo lo necesario.
 Pongamos rumbo ahora al templo más famoso de la ciudad, el Wat Preh Prom Rath.





Templo budista, donde además se les educa en diferentes disciplinas. Nuestro guía fue alumno y maestro aquí. Qué lujo sus explicaciones.


Un monje nos bendijo, era alumno suyo. Antes  una parejita ofreció unos presentes por su bendición, de ahí que parezca un anuncio de refresco.


Está atardeciendo y qué mejor que ver los campos de cultivo y el sol cayendo sobre ellos.





Qué día más lleno de descubrimientos y de sensaciones. 
Pero ahora que cae la noche descubramos la ciudad y lo que ofrece cuando el sol se ha ido a dormir.


 Pub Street, la calle más viva de la ciudad. Y muy cerca sus Night Market






El día ha dado para mucho, pero antes tomémonos nuestra última cerveza camboyana.


 Entramos en el 2020 seis horas antes que en nuestro país, porque este día fue el más viejo del año.
A vuestra salud.