Translate

lunes, 7 de marzo de 2016

DE LA CORUÑA A ÉZARO: GALICIA. ESPAÑA

Cuántos lugares increíbles hay en España. Además, cada región tiene diferencias, culturalmente hablando, que son dignas de conocer. 
Esta vez le ha tocado el turno a Galicia.



 Conseguimos un vuelo muy económico y no nos lo pensamos dos veces. Suelo decir que los destinos más cercanos los puedo realizar más adelante, que ahora toca viajar más lejos y conforme vaya cumpliendo años ir acercándome poco a poco. Pero a veces, no puedo remediarlo. Es tan bonita España, la mires por donde la mires... Tampoco sabemos de cuánto tiempo disponemos en esta vida... 

Dejémonos de reflexiones y vayamos al lío....

Al llegar a La Coruña alquilamos un coche. Es lo más práctico si lo que quieres es moverte y visitar muchos rincones en poco tiempo.
Arteixo fué nuestra primera parada. La impresión que nos causó fué un poco negativa, no nos gustó nada. Muchas fábricas decoraban la entrada de este pueblo. Al parecer eran de Inditex. Media vuelta. No quiero fábricas. Hoy no. 
Eran ya las dos de la tarde, ni siquiera habíamos desayunado y llevábamos conduciendo un rato largo. Buscamos un lugar para comer. ¡Qué acierto! Tripadvisor suele dar en el clavo muchas veces con los comentarios. Este restaurante superó con creces mi imaginación. Todo un orgasmo culinario.
Se trata del Restaurante Mar de Ardora, en Telleira. Si estáis por la zona no os lo perdáis.



El mejor pastel de marisco que he probado jamás, acompañado de un buen Albariño.


Amabilidad, simpatía, paisajes, buena gastronomía... 
Seguimos camino a Muxía.




Siguiendo la "Costa da Morte"

Fuimos a visitar el Santuario de Nuestra Señora de la Barca y una escultura que fué construida para conmemorar a los voluntarios que limpiaron las playas tras la marea negra.


El tiempo ha estado bastante revuelto: frío, lluvia y viento. A mí, en vez de molestarme, me producía más sensación de belleza si cabe.


Quizás no era el día más idóneo, pero nos volvimos a montar en el coche camino del cabo de Finisterre. (El final de la tierra).


Fué entonces cuando el viento comenzó  a doler a causa  del frío que expulsaba cuando se removía; pero quién, estando allí, no iría a contemplar el mar en su inmensidad.


Mis dedos tardaron bastante en volver a calentarse. Casi no los podía mover, pero valió la pena.



Siguiente parada Corcubión. Nos gustó mucho su paseo marítimo, el viento se había calmado un poco por fín. Un respiro, había que aprovecharlo.


Anocheciendo llegamos a  Ézaro. Lugar donde desemboca el río Xallas en forma de cascada. Todo un espectáculo. 


Hay un camino que puedes recorrer que conduce muy cerca de la cascada. Impresionante. 


En casi todas nuestras paradas estuvimos sólos, más mágico aún si cabe. Supongo que por ser temporada baja. Además, había que sumarle el atenuante del mal tiempo


No olvides visitar el mirador en lo alto de la montaña. Vale la pena asomarse y contemplar. 


 Es verdad que cuando haces un viaje y hay un temporal puedes llegar a pensar que en casa siempre se está mejor.., pero hasta con condiciones un poco adversas, vale la pena disfrutar de nuestro planeta. Pasad un buen día todos.

Si te ha gustado esta entrada pincha en el G+ de color rojo al final del artículo, Me ayudará a continuar. Gracias.






4 comentarios:

  1. De esta zona de España conozco algo. Estuvimos en cierta ocasión en Muxia y me llamaron mucho la atención las encajeras, trabajan los bolillos como nadie, todo el tiempo haciendo encajes esperando q los hombres regresen de la mar. Me pareció el pueblo del fin del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué maravilla que compartas este apunte !!! Yo no las vi pero me hubiese encantado!!!! Gracias por comentar tu experiencia

      Eliminar
  2. A Finisterre hemos ido más de una vez, incluso a ver la puesta de sol desde allí q es espectacular. Una vez llegamos ya oscurecido y para colmo caía la niebla, mi marido y el marido de mi prima de asomaron a la trasera del faro con intención de ver algo, pero con la espesa niebla era imposible, cuando se dirigían a dar la vuelta sonaron la bocinas para alertar a los barcos de la zona de q estaban cerca de tierra, no te imaginas como suena eso, volvieron sordos y nosotras lo q nos reímos del estruendoso momento q nos tocó vivir. Así q si alguien va con niebla q se tape los oídos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué susto y que risa a la vez os tuvo que dar!! Como para olvidarlo!!!😄😄 nosotros fuimos con mucho frío y mucho viento!!! Espero volver con mejor tiempo y disfrutarlo más!!! Muchas gracias por contar tu experiencia y apuntar lo de la bocina!! Un dato muy valioso!!!!!

      Eliminar

Di lo que quieras:)