Translate

sábado, 4 de junio de 2016

VENECIA

Suelen decirme que tengo una gran imaginación, además la utilizo a menudo para visualizar momentos que quizás puedan llegar a suceder, o fantaseo con  futuros proyectos casi inalcanzables, invento historias...
Como es normal, antes de ir a Venecia ya tenía una idea preconcebida de lo que iba a ver: los canales, las góndolas, la arquitectura... Hay mucha información sobre esta ciudad... Mi imaginación voló y voló... Al llegar allí mi sorpresa fue in crescendo. La belleza de esta ciudad superó con creces mi imaginación.


Nada más llegar al aeropuerto de Marco Polo, nuestra primera impresión no pudo ser más excitante. Para conseguir adentrarnos en la ciudad teníamos que desplazarnos por mar. Como íbamos seis personas decidimos alquilar una lancha. ¡Vaya subidón de adrenalina! :) . El capitán se picó con otros compañeros y nos llevó a tierra a una velocidad de vértigo.



Aún recuerdo el viento de cara y las risas que nos dio a todos.
Nos alojamos en el hotel Rialto. En pleno centro. Básico y ajustado a nuestro presupuesto. 

 

Puedes recorrer toda la ciudad andando, no necesitas transporte (a no ser que quieras visitar las islas cercanas que son encantadoras).
Hay varios imprescindibles que no te puedes perder. 
Comencemos:
El gran canal. Tiene cuatro kilómetros de largo y divide la ciudad en dos partes. Aunque es bastante extenso sólo puede ser atravesado por cuatro puentes.
1) El puente del Rialto: lleno de tiendecitas de recuerdos



2)El puente de la Academia: Prácticamente de madera.


3)Puente de la Constitución:


4) Puente de los descalzos: Con unas vistas casi poéticas


 Tengo que reconocer que aunque estos puentes son muy majestuosos, los que más me gustaban eran los pequeños, en medio de las calles serpenteantes, a orillas de casas venecianas, donde la intimidad era más notable.




Pero para puente con historia y de gran renombre, el que iba buscando desde que aterricé en esta mágica ciudad, era el puente de los Suspiros. (El último aliento y contacto con de exterior de los condenados).

Vayámonos ahora a la Plaza de San Marcos. La plaza más importante de Venecia y la que se encuentra al nivel más bajo con respecto al mar (Suele sufrir numerosas inundaciones). También posee los monumentos más importantes. Napoleón dijo de ella que era "El salón más bello de Europa"


Visita la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, El Campanile.., pero sobre todo vive el momento, grábalo en tu memoria y aliméntate de todo lo que sucede a tu alrededor.







Las noches de verano en esta plaza son espectaculares, muchos cafés con música en directo amenizan la velada. Sólo pasear, sin nada más, es una explosión para los sentidos.

No olvidemos su fiesta más famosa a nivel mundial: El Carnaval. Vayas en la estación que vayas te encuentras con máscaras, disfraces y miles de utensilios que recuerdan la grandeza de su celebración.



Hay máscaras para todos los gustos y precios. No dejarán de sorprenderte.
No quiero alargarme mucho más, pero no puedes abandonar Venecia sin dar un paseo en góndola, si puede ser nocturno mejor que mejor. Sucumbirás al placer de recorrer los canales con una luz tenue, el murmullo del agua y la brisa nocturna... 




 Con uno de mis compañeros de viaje me aposté que quien encontrara un rincón feo en Venecia ganaba la apuesta... ninguno de los dos lo encontramos... Si conoces alguno dímelo... bueno, mejor no...Prefiero mantener esa sensación de belleza que me produjo conocer este lugar.

Si te ha gustado esta entrada pincha en el G+ de color rojo al final del artículo, Me ayudará a continuar. Gracias.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras:)